lunes, 19 de junio de 2017

Declaración sobre situación en Venezuela - PRT



¡NI CON MADURO NI CON LA MUD!
¡POR LA AUTODETERMINACIÓN  Y LA MOVILIZACIÓN INDEPENDIENTE DE LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES DE VENEZUELA!

1.- La crisis de Venezuela no es el producto de una “conspiración” de la derecha latinoamericana y el imperialismo yanqui para desestabilizar este país y dar un golpe de estado para terminar con la profundización del proceso revolucionario que supuestamente impulsa el gobierno de Maduro, como nos lo quieren hacer creer todas las corrientes de izquierda proclives al colaboracionismo de clases, incluso dentro de las filas del movimiento trotskista internacional (con grupos nacional-trotskistas como el POS costarricense defendiendo también a capa y espada a Maduro).

2.- El PRT denuncia firmemente la injerencia imperialista desde la OEA, las presiones de Washington y el respaldo de la derecha latinoamericana a la oposición burguesa en Venezuela, pero no se deja llevar por la fantasía de los colaboracionistas de clases que le capitulan a Maduro.

3.- El chavismo fue un reflejo distorsionado del “Caracazo”, del levantamiento de masas que conmocionó la sociedad venezolana en febrero de 1989, haciendo entrar en crisis al régimen democrático-burgués que emergió a la caída de la dictadura de Pérez Jiménez en 1958, sustentado en el pacto de alternabilidad en el poder entre las fracciones burguesas agrupadas en Acción Democrática y el Copei (régimen conocido como del “puntofijismo”). La miseria creciente de las masas venezolanas ponía en evidencia que la acumulación capitalista en Venezuela funcionaba a través del robo descarado de los ingresos que recibía el Estado provenientes de la renta petrolera y que la estructura productiva del país (con predominio del latifundio y falta de inversión en el sector manufacturero) ahogaba el mercado nacional.

Fracasado su intento de golpe de estado en 1992, Chávez accede al poder en las elecciones del 98, dándole expresión a un proyecto de desarrollo capitalista nacional, impulsado por mandos militares, sectores reformistas de la izquierda y empresarios medios. El eje de su programa era propiciar una renegociación a favor de Venezuela de la renta petrolera y una redistribución a lo interno de la misma, para hacer concesiones al movimiento de masas que le permitieran capitalizar el apoyo del mismo al proyecto chavista y, por otro lado, financiar la modernización y diversificación del aparato productivo nacional.

4. El inmenso apoyo popular con el que sube Chávez al poder, le permiten reformar la constitución y moldear un tipo de régimen que en la teoría marxista ha pasado a ser conocido como “bonapartista sui-generis”.

Exilado en el México de Cárdenas, el único gobierno burgués en el Planeta que en un acto de independencia se atrevió a darle asilo, Trotski se aproximó a la historia latinoamericana y fue testigo de la nacionalización petrolera en el México de Cárdenas. Su reflexión al respecto aporta un instrumental teórico importantísimo para entender la naturaleza burguesa del chavismo y los límites que esto determina.

En los países industrialmente retrasados el capital extranjero juega un rol decisivo. De ahí la relativa debilidad de su burguesía nacional en relación al proletariado nacional. Esto crea condiciones especiales de poder estatal. El gobierno oscila entre el capital extranjero y el nacional, entre la relativamente débil burguesía nacional y el relativamente poderoso proletariado. Esto le da al gobierno un carácter bonapartista sui-generis, de índole particular. Se eleva, por decirlo así, por encima de las clases. En realidad, puede gobernar o bien convirtiéndose en instrumento del capital extranjero y sometiendo al proletariado con las cadenas de una dictadura policial, o maniobrando con el proletariado, llegando incluso a hacerle concesiones, ganando de este modo la posibilidad de disponer de cierta libertad en relación a los capitalistas extranjeros”. (León Trotsky, La industria nacionalizada y la administración obrera, 1939).

El bonapartismo sui-generis de Chávez, más allá de la demagogia nacionalista y socializante con la que trató de cuadrar detrás suyo a las masas venezolanas (el discursito del socialismo del siglo XXI) va a tener límites “antimperialistas” predeterminados, que le permitieron establecer una relación relativamente poco conflictiva con el imperialismo norteamericano: Chávez heredó el petróleo venezolano nacionalizado desde el 1º de enero de 1976 por el gobierno de  Carlos Andrés Pérez. Bush y Clinton aguantaron las peores chanzas de Chávez porque el abastecimiento estaba asegurado y las pocas nacionalizaciones que hizo el chavismo, de empresas en problemas, fueron muy bien pagadas. 

La comparación con la actuación de Cárdenas es interesante también desde este ángulo porque el conflicto se dio con el capital inglés (en decadencia) y Washington (que era autosuficiente en materia petrolera en esa época) se limitó a presionar para lograr que a Cárdenas lo sucediera un gobierno de la corriente más de derecha dentro del PRI: el de Ávila Camacho, que conformará los rasgos antidemocráticos y represivos del estado mexicano actual.

Para ilustrar lo que queremos decir, salvando las enormes distancias que existen de todo tipo, a casi cuatro décadas del estallido de la revolución iraní, Washington no perdona la expropiación del petróleo en este país y por más esfuerzos que hacen los sucesores del Ayatollah Khomeini para conciliar con los Estados Unidos este país sigue siendo considerado una amenaza a la seguridad global del imperialismo yankee.


5. Lo anterior no significa que subestimemos la gravedad de las coyunturas en que la burguesía venezolana intentó deshacerse de Chávez por la vía golpista: el intento de abril del 2002 y el lockout patronal de diciembre-enero del 2003. El hecho es, sin embargo, que aunque en estos momentos se generó mayor tensión con el imperialismo yanqui y europeo, éstos no volcaron todo su peso para provocar la caída de Chávez. Incluso ahora, cada vez hay más señales, de que Washington se inclina a una salida negociada que evite que la fractura del chavismo se convierta en una fractura de los mandos militares y la posibilidad de un curso de guerra civil (en la OEA se ha congelado el proceso para una condena de Venezuela y el Vaticano, que nunca ha dejado de intervenir, ha vuelto a maniobrar abiertamente).  

Siga leyendo la declaración completa en el texto en línea... aquí.


Presentación del libro - ¿Cómo hicimos la revolución Rusa?


Protagonista fundamental de las tres revoluciones rusas (1905, Febrero y Octubre de 1917), Trotsky relató, reflexionó y elevó a teoría sus lecciones. Muchos de sus textos se siguen editando en la actualidad, y el presente libro es leído y discutido para conmemorar el centenario de la Revolución Rusa de 1917. El texto, escrito en 1918 cuando Trotsky, Comisario del Pueblo en Asuntos Exteriores se encontraba negociando en Brest-Litovsk el armisticio con los alemanes, donde la URSS debió hacer importantes concesiones territoriales. Con la perspectiva que se desarrolle la revolución en Alemania, Trotsky escribió este folleto de propaganda donde relata las lecciones claves de la Revolución Rusa para que los obreros alemanes puedan tomarlas y desarrollarlas.


Este texto también fue conocido como “De Octubre a Brest Litovsk”. En esta edición se incluye un texto de 1919, "La Revolución de Octubre" que da un cuadro más completo de la situación de la época.



martes, 13 de junio de 2017

Edición #114 de Bandera Roja

A la venta


Editorial CCSS: Se va María del Rocío Sáenz y queda la Mesa Nacional de Diálogo para desmovilizar


Que el gobierno se deshiciera de María del Rocío Sáenz, la Presidenta Ejecutiva de la CCSS, pidiéndole la renuncia, se veía venir, por la política de la jerarca, de imponer a rajatabla el 1% de aumento de la cotización obrera al IVM. En este tema de la reforma al régimen de pensiones de la Caja, venía chocando con Luis Guillermo Solís, que quería que se suspendiera la medida, para negociarla en la Mesa Nacional de Diálogo que propuso (con participación del gobierno, las cámaras empresariales y representantes de los trabajadores)  para hacer propuestas de reforma al IVM.

La separación de este personaje oscuro no tenía por qué levantar mucho alboroto. Sin embargo, se levantó una tormenta por algunas declaraciones contradictorias de jerarcas del gobierno en torno al aumento del 1%.  Solís nombró para sustituir a Sáenz al Ministro de Salud, Fernando Llorca, que dio declaraciones en el sentido de que la “medida es irreversible” y que el gobierno respeta la autonomía de la Junta Directiva de la Caja, pero al mismo tiempo, sin embargo, según los representantes de la UCCAEP (la Unión Costarricense de Cámaras Empresariales) el Ministro de Trabajo, Alfredo Hasbun, les planteaba que el gobierno quiere que la medida se derogue.

Los representantes del sector patronal suspendieron la participación en la Mesa Nacional de Diálogo, como una forma de presión a Solís para que el gobierno no insista más en suspender la medida. Nos parece que Solís va a dar seguridades de que el aumento se hará, para que se reintegren.

Solís no va a ir en contra del consenso que ha venido haciendo la burguesía para descargar sobre las espaldas de las trabajadoras(es) las consecuencias del desfinanciamiento que sufre el IVM, por la morosidad de los patronos y el estado, políticas crediticias en vivienda de poca rentabilidad y el hecho de que el fondo de reserva ha sido utilizado como caja chica por muchos gobiernos pagando intereses muy bajos. Utilizando un informe actuarial elaborado en la Escuela de Estadística de la UCR bajo criterios neoliberales, se plantean medidas como aumentar aún más la cotización obrera, reducir el perfil de beneficios (la tasa de reintegro con relación al salario), y aumentar la edad para pensionarse. Sin ninguna oposición contundente de parte de los sindicatos en contra de los criterios neoliberales del estudio, toda la discusión gira en cuanto más o menos se le aprieta la faja a las trabajadoras(es).

Los burócratas sindicales se desviven por  venderle el alma al diablo en la Mesa de Diálogo Nacional
Acercándose el 1º de junio, día en que entraba a regir el aumento, para que la Junta Directiva de la institución diera marcha atrás con la medida, Albino Vargas (Patria Justa) convocó a una movilización nacional el lunes 29 y el BUSSCO a una huelga el martes 30.

Lo de Albino resultó un piquete de unas 150 personas. La huelga del BUSSCO, por su parte, desconvocada por la dirigencia porque la Junta Directiva de la Caja había suspendido la entrada en vigencia del aumento para conocer las observaciones de la Mesa de Diálogo, terminó siendo un piquete de unas 300 personas, aunque en varios hospitales se paró parcialmente en algunos turnos y departamentos. Sólo un pequeño sindicato, el SISSS, mantuvo el llamado a huelga.

El jueves 1º el BUSSCO realizó otro piquete, pero como ya el gobierno y las autoridades de la Caja habían medido las “huelgas” nacionales que son capaces de convocar las burocracias sindicales, el piquete no se había acabado de dispersar, cuando los jerarcas de la Caja ya estaban decretando el reajuste del 1% en dos tractos: un 0,5% en julio y otro en enero, tal y como lo habían planteado los burócratas del SINAE (Rerum Novarum).

Es claro que la reforma neoliberal del IVM va a imponerse si las dirigencias sindicales se mantienen en la Mesa Nacional de Diálogo aunque se mantenga el aumento del 1%, si no formulan una política para recuperar el fondo sin afectar el derecho de las trabajadoras(es) a una pensión digna y no preparan desde las bases, en asambleas en los centros de trabajo, una huelga nacional (de verdad) en defensa del IVM, incorporando comunidades y pacientes, y sectores como el Magisterio que tienen su propio régimen de pensiones.

La defensa de las pensiones del IVM pasa por la exigencia de que el gobierno cancele sus deudas por los regímenes no contributivos (que entendemos que rondan los 165 000 millones de colones), pasa también porque el estado sancione duramente a los patronos morosos (con penas de prisión  y expropiación de bienes), exige también que tal y como lo establece la ley de Protección al Trabajador se le giren al IVM el 15% de las ganancias de las empresas públicas, y se realicen inversiones rentables en obra pública garantizadas por el estado. Plata hay para financiar pensiones dignas, si se mete en cintura a los empresarios que evaden el pago de impuestos.

Hay que exigirle al BUSSCO que convoque una asamblea verdaderamente democrática, con participación de comunidades y pensionados, para definir un plan alternativo al de las autoridades de la Caja y garantizar desde abajo, en asambleas en los centros de trabajo, que la huelga que anuncian para el 29 sea el punto de arranque de una movilización escalonada hacia la huelga general indefinida.

LA HUELGA DE LA APSE EL 27 DE JUNIO ¿IRÁ A SER UNA MEDIDA DE LUCHA EFECTIVA?



El viernes dos de junio, la dirigencia de la APSE convocó a una Asamblea de Presidentes de Base, para definir un día de huelga:

“Los motivos para esta convocatoria a un día de protesta son:
1. Denunciar la política de sobrecarga laboral impuesta por el MEP debido al excesivo papeleo. Los trabajadores docentes han sido claros en que desean trabajar y brindar su máximo aporte en aspectos educativos, pero el excesivo papeleo y les impide desempeñarse de lleno a la enseñanza y los obliga a dedicar tiempo a la burocracia.
2. Exigir el derecho a la negociación colectiva y denunciar la política anti-sindical del MEP contra la APSE.
3. En contra del aumento de la cuota obrera al régimen de pensiones del IVM.
4. Por la aprobación del proyecto 17.561 que busca que los trabajadores de la educación que están en el régimen de pensiones de la CCSS sean trasladados al régimen de JUPEMA.
5. Por la lucha de un aumento salarial digno para el segundo semestre 2017.
6. Pago y puntual de la Zona de Menor Desarrollo.
7. Exigir al MEP la restitución de oficio de los montos rebajados a los salarios de quienes se sumaron a la huelga del 1 de setiembre de 2015, en consonancia con la sentencia del Tribunal de Trabajo de Menor Cuantía. (Comunicado pág. WEB)

La dirigencia de la APSE ha tenido algunos reveses muy serios en el último mes y el 20 de julio hay elecciones nacionales para renovar la Junta Directiva.  Por no haber apelado a la movilización de las bases para impulsar la negociación de una nueva convención y tratar de hacer equipo en este sentido con las dirigencias de la ANDE y del SEC, el MEP  prorrogó la convención del SEC (muy limitada en sus alcances y costo económico) y con la complicidad de las dirigencias del SEC y la ANDE no pudieron ser firmantes y por tanto quedaron excluidos  de cualquier negociación sobre aspectos de la misma, como el pago de la zona de menor desarrollo.

Peor aún, para agravar las cosas, el jueves 1º terminaron casi a golpes con Pablo Zúñiga, Asesor Legal de la Ministra, que les había abierto las puertas del MEP por tener amistad con algunos dirigentes de la APSE cuando eran militantes de Vanguardia Popular.

En este marco, el llamado a un día de huelga es una medida limitada y sin continuidad por la salida a vacaciones de quince días, medida que más que el inicio de una lucha efectiva por las reivindicaciones que se levantan, pareciera estar destinada a recordarle a los jerarcas del MEP que no pueden dejar de contar con ellos y dar la impresión a las bases de la APSE de que el Movimiento Honestidad continúa siendo una dirigencia de lucha.

Una lucha seria por el reajuste salarial del segundo semestre (la reivindicación más importante entre las que se levantan para el movimiento) no se puede encarar sin ninguna política para sumar a otros sectores del movimiento sindical, por la resistencia que va a hacer el gobierno a cualquier reajuste salarial que se acerque a la inflación real. Tampoco, sin precisar cuál es el monto del reajuste por el que se va a luchar.

La dirigencia de la APSE le pagó casi 7 millones de colones al señor Mario Vindas, ex-asesor de Garnier cuando presidía el MEP, por elaborar una propuesta salarial que finalmente terminó siendo la fórmula con la que se le paga al sector privado: la inflación proyectada en el siguiente semestre con base en el Índice de Precios al Consumidor más un % por el crecimiento del PIB. Categóricamente afirmamos que mientras esta sea la política salarial de la APSE, no se va a contener la erosión de nuestro salario. A nadie se le escapa que los porcentajes del reajuste semestral por inflación en el sector privado no están muy lejos de los porcentajes rondando el 0% a que nos han acostumbrado en el sector público. El IPC es manipulado para reconocer un porcentaje de inflación dos o tres puntos por debajo de la inflación real.

Urge que se defina con técnicos no neoliberales, el porcentaje de inflación real y el deterioro acumulado de nuestro salario. Si realmente se quiere dar la lucha salarial, esto es un prerrequisito.

Así como buscar la unidad de acción con otros sectores del movimiento sindical. Lamentablemente, por la prepotencia que los caracteriza, los dirigentes de la APSE han creado fricciones y rivalidades burocráticas con todas las cúpulas sindicales.

Si la dirigencia de la APSE tiene voluntad de luchar, debería trasladar la movilización para el 29, para coincidir con el BUSSCO y multiplicar la fuerza de la movilización. El expediente de fragmentar las luchas sólo le sirve al gobierno. Hay que movilizarse a la huelga y exigir eso sí que se le dé continuidad a la lucha, para que el día de huelga no se convierta en un episodio efímero, en función de los intereses electorales del grupo en el poder en la APSE.